La Gandia de los Borgi… de Gandia Shore

La semana pasada tuvo lugar en Madrid la 34ª edición de FITUR, la Feria Internacional de Turismo. El escaparate ideal en el que mostrar lo mejor de cada casa, donde se pone de manifiesto la imagen que cada pueblo, ciudad, provincia, autonomía o país quiere proyectar de sí mismo. Yo no he tenido la suerte de asistir. Pero, creedme, me hubiera encantado. Y, ¿a quién no? ¿Acaso no habéis visto el mini-golf que instaló el stand de la Costa Blanca?

La cuestión es que, entre tanta oferta de deporte náutico, gastronomía fusión, resorts hoteleros, fiestas y folclore, parece que también hubo espacio para la arqueología. Cádiz, por ejemplo, apostó por su pasado fenicio como reclamo turístico; Cartagena, modelo de ciudad que apuesta por el patrimonio arqueológico, llevó una pequeña representación de sus fiestas de cartagineses y romanos; Linares no perdió la ocasión de promocionar el yacimiento de Cástulo y sus últimos hallazgos; Guardamar del Segura llevó a una dama ibera viviente. Incluso se presentó el proyecto Red de Villas Romanas de Hispania.

Sin embargo, Gandia, como ya os habréis enterado por la polémica generada en redes, prefirió apostar por otra cosa.

 

Stand de Gandia en FITUR 2014

En el stand de Gandia en Fitur, tiran más dos tetas que dos plaquetas (de Parpalló)

 

Porque… ¿qué más da la Cova del Parpalló y su riquísima colección de grabados paleolíticos? ¿O la Cova de les Meravelles? ¿O los fondos del MAGA? ¿Qué más da el Palau Ducal y la huella monumental de los Borgia? ¿O los cercanos monasterios de Valldigna y Sant Jeroni de Cotalba? ¿Qué más da que Gandia fuera uno de los centros culturales del llamado Segle d’Or Valencià, con figuras de la talla de Ausiàs March y Joanot Martorell?

¿Y qué más da? ¡Si estamos en el Levante feliz! Al final todo queda entre tetes y tetas.

 

No Comments Yet.

What do you think?

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *