El pasado como escenario

El pasado como escenario

En los años 20, la bailarina rusa Nikolska pensó que solo había un lugar capaz de concentrar al mismo tiempo la función de atrezzo y de fuente de inspiración de sus piruetas artísticas. ¿Imagináis cuál?