Celebrities sentando cátedra (vol. 1)

Una cosa os voy a decir: si estáis en plan haters de la historia y os parece que todo lo que tiene que ver con el pasado huele a naftalina, dejad de dar la turra con que la culpa es de vuestros profesores del instituto y prestad atención. En este post encontraréis el más efectivo de todos los antídotos.

¿Qué mejor que encender la caja tonta y dejar que los famosos y famosillos de nuestro excelso panorama televisivo nos deslumbre con sus conocimientos sobre historia? Escucharles es, seguramente, la mejor manera de anclar conceptos. Sirva esta galería de celebrities ilustres para demostrarlo.

Si se os atraganta la historia del arte porque no hay manera de distinguir entre el churrigueresco y el expresionismo, lo mejor que podéis hacer es dejaros instruir por Ylenia. Tras su paso por el reality Gandía Shore, la benidormense descubrió una de sus múltiples facetas: la de reportera. Solo ella es capaz abrir las puertas del Museo Thyssen al tronismo y acercarnos al Renacimiento con tanta frescura.

Tampoco debemos olvidarnos de David Bisbal, triunfito y experto en gestión e interpretación del patrimonio, siempre dispuesto a dar lecciones de buenas prácticas. Como en 2011, cuando tuvo a bien declarar que la lucha del pueblo egipcio contra el dictador Mubarak no hacía más que estorbar a los turistas que querían visitar las pirámides de Guiza.

«Nunca se han visto las pirámides de Egipto tan poco transitadas, ojalá que pronto se acabe la revuelta». 

Hago aquí un llamamiento a los miembros de la UNESCO: no dejéis escapar a este visionario.

¿Y qué decir de la periodista y presentadora de televisión Mariló Montero, abanderada de las declaraciones desafortunadas? Igual un día confunde el Miño con el Nilo, que te da una lección exprés sobre armamento medieval. A las pruebas me remito.

También hay quien prefiere no establecer fronteras rígidas entre realidad y ficción en su objetiva aproximación al pasado. Tamara Falcó, hija de Isabel Preysler y del conde de Griñón, lo tuvo bien claro cuando Ana Rosa Quintana le preguntó por su personaje histórico preferido.

«Mi personaje histórico favorito es Robin Hood». 

Pero, sin lugar a dudas, de las lecciones sobre historia que nos brindan nuestros famosos, la máxima autoridad recae en la Princesa del Pueblo. Nadie, repito, nadie excepto Belén Esteban podrá jamás desmontar con tanta maestría el devenir histórico de milenios. Y en menos de dos minutos.

Queda así inaugurada el primer ala del palacio de las celebrities que sientan cátedra. Y, creedme, el palacio es bien grande.