Tag Archives Roma

Falleras marmóreas, Venus de poliespán

Si así, a bote pronto, os dijera que las falleras y las venus grecolatinas son dos caras de una misma moneda, seguramente os quedaríais de cartón piedra. Tampoco Praxíteles o Fidias darían un duro por la comparación. Pero dadme unos minutos, que os hago entrar en razón.

Clásicos multimediales

Peleas entre pandillas y enfrentamientos callejeros. Nada nuevo bajo el sol. Aunque resuene bucólica, la mitología clásica está repleta de episodios con todo tipo de violencias que hoy, en pleno siglo XXI, sirven de inspiración para la creación artística.

Mussolini y el fitness imperial

Poneos en situación. Esculturas clásicas de cuerpos atléticos mirando atentas a la pista de atletismo. Mármoles refulgentes. Pinos y cipreses. Mosaicos. Todo extremadamente romano. Y, en el centro, Mussolini haciendo aerobic con un body flúor, deportivas y calcetines altos. No es un sueño. Fue el sueño del dictador.

Masada: de Roma al Big Mac

La luz del atardecer recorta con nitidez la silueta de la fortaleza y la enmarca en un estallido de malvas y naranjas. Se impone un silencio solemne. Tanto, que casi pueden adivinarse los lamentos de los últimos rebeldes de Judea, aquellos que decidieron suicidarse antes que rendirse a los romanos. Nada puede perturbar este momento de conexión espacio-temporal, nad…

Dioses del estadio

Cualquier inicio de año que se precie debe ir necesariamente acompañado de dos cosas: buenos propósitos y un nuevo calendario. Como los primeros nunca llegan a cumplirse del todo, mejor nos los saltamos y pasamos a lo segundo. Y agarraos fuerte porque vienen curvas.

Celebrities sentando cátedra (vol. 1)

Una cosa os voy a decir: si estáis en plan haters de la historia y os parece que todo lo que tiene que ver con el pasado huele a naftalina, dejad de dar la turra con que la culpa es de vuestros profesores del instituto y prestad atención. En este post encontraréis el más efectivo de todos los antídotos.

El reto fallero

Queridos followers: ¡Estoy que echo esquirlas de alegría por el éxito de participación en el #retofallero de Instagram! Como sabéis, se trataba de que aquellos que estuvieseis en València y alrededores durante Las Fallas, enviarais fotos de ninots arqueológicos. Y la verdad es que habéis puesto los radares bien en marcha.

Elecciones a la romana y falsos en Les Corts

Antes de que la jornada de reflexión a las elecciones autonómicas y municipales imponga su veda, me veo en la obligación de hablar del cariz romano que ha tomado esta última semana de campaña electoral en València. Sí, como lo oís. Por momentos he tenido flashbakcs relampagueantes que me han hecho imaginarme entre valentinos y valentinas.

De Disney al poliestireno

Las fallas han llegado y, como cada año, València deja estallar esa vena tan barroca que le caracteriza y que tan peligrosamente le hace acercarse a una fantasía kitsch o, siendo mucho más precisos en los términos, a una especie de meca de la coentor. 

Edificios condicionantes

Los pueblos y ciudades donde vivimos han sido modelados a lo largo de los siglos a través de conquistas, destrucciones, repoblaciones y reformas, y de todo ello ha quedado huella en la trama urbana. No tenemos más que husmear en Google Maps para adivinar distintas maneras de entender la ciudad, desde los tortuosos callejones de los cascos medievales hasta los planos reticulados de los ensanches del siglo XIX. Pero, ¿qué nos queda de las ciudades de la Antigüedad?

¡Más Saturnales y menos Navidades!

La Navidad es una fiesta de sentimientos encontrados. Algunos adoráis las luces, los regalos y los encuentros familiares. Otros no soportáis la felicidad de postín ni el consumismo llevado al extremo. Pero no os preocupéis, porque tanto unos como otros sois bienvenidos en este post. ¿El motivo? Que hay algo que debéis saber: muchas de las cosas que hacemos en Navidad no son una importación de los EEUU, ni siquiera una invención de El Corte Inglés.

¡Al ritmo de las divas latinas!

Os he pillado. Habéis llegado aquí pensando en Jennifer López y Shakira y en el perreo al son del reggaeton y la electro-cumbia. Pues siento deciros que estáis muy equivocados/as –y no porque no nos guste la gasolina–; aquí hablaremos de otra cosa.